Buscar

Votar

Sin votos aún

Cruceristas de Estados Unidos siguen llegando a La Habana

Por Leonel Nodal
Cruceristas de Estados Unidos siguen llegando a La Habana

Una semana después de que el Departamento de Estado emitiera una imperativa nota en la que “advierte a los ciudadanos de los Estados Unidos que no viajen a Cuba", el crucero Empress of the Seas, de la compañía Royal Caribbean, permanecía plácidamente anclado al borde del Muelle Internacional de la bahía habanera, mientras los pasajeros descendían ansiosos por aprovechar su jornada en la capital cubana.

A mediados de septiembre, tras el paso del huracán Irma por Cuba y las penetraciones del mar a lo largo del litoral habanero, muchos de esos mismos viajeros llamaban inquietos a las oficinas de Royal Caribbean para indagar que pasaría con sus reservaciones. La compañía les ofreció la alternativa de un reembolso para una reservación en otra fecha. La cancelación no fue necesaria. Las autoridades cubanas dieron garantías de que todo estaría en orden antes del 27 de septiembre, fecha de la próxima salida hacia La Habana del Empress of the seas.

Ni Irma, ni la controversial decisión del  presidente Trump de cerrar la puerta a todos los viajes de ciudadanos estadounidenses a Cuba, impidió que los cruceristas disfrutaran del codiciado paseo a lo largo del Malecón, que este jueves vivía una fresca mañana, salpicada de fuertes olas que cruzaban la famosa vía costera, que permite ver la ciudad en toda su hermosura, como quien dice de la cabeza a los pies.

La amplia avenida de seis carriles, con su ancha acera y su famoso muro, el sitio preferido de los paseantes cubanos y extranjeros, de día y de noche,  fue una de las principales víctimas de Irma.

Las olas se alzaron sobre los 10 metros y el agua de mar penetró cerca de medio kilómetro en algunos lugares del norte capitalino. Hoy todo vuelve a la normalidad con una rapidez impresionante.

El largo muro que se extiende como un inmenso sofá, del que se puede mirar al mar o a la ciudad, recobra su vida, desde la entrada de la bahía, por donde llegó el Empress of the Seas, hasta la desembocadura del río Almendares, en su extremo occidental.

Los animados paseos en vistosos autos convertibles hechos en Detroit en la década de 1950 o a bordo de los autobuses turísticos de dos pisos, con su planta superior a cielo descubierto, están de vuelta.

Las principales empresas de cruceros de EE.UU. Carnival, Norwegian Cruise Line y Royal Caribbean continuarán sus itinerarios a puertos cubanos, pese a la advertencia de viajes emitida por el Departamento de Estado, con motivo de los extraños incidentes que según la Casa Blanca afectan la salud de diplomáticos de EE.UU. desde principios de este año.

Las compañías publicaron comunicados en los que toman nota de la alerta, pero informan que continuarán los itinerarios que comprenden puertos de la Mayor de las Antillas.

Las líneas de cruceros insisten en que el problema se limita a los diplomáticos norteamericanos y aseguran que la isla sigue siendo segura para los turistas, anotaron con sorpresa comentaristas de la prensa norteamericana.

"Ninguno de los 475 000 o más estadounidenses que han visitado Cuba este año ha reportado problemas de salud (similares a los señalados por los diplómaticos) relacionados con sus visitas”, explicó Carnival en un comunicado.

"Estamos, por supuesto, siguiéndolo de cerca y en contacto con las autoridades de EE.UU., así como con las autoridades cubanas, y actuaremos en consecuencia si algo justifica un cambio en nuestros planes”, agregó.

"Por favor tenga en cuenta que su visa para viajar a Cuba sigue siendo válida, y que no hay problemas con su regreso a los Estados Unidos. El aviso del Departamento de Estado no prohíbe que los estadounidenses viajen a Cuba", concluye la nota de la empresa con sede en Doral, Florida.

La compañía Royal Caribbean International había anunciado que el Empress of the Seas, regresaría a Cayo Hueso, Florida, el domingo 24 de septiembre, para reiniciar sus viajes a Cuba.

"Somos conscientes de que el Departamento de Estado ha publicado una advertencia de viaje para Cuba.

Dado que la advertencia obedece a sucesos acaecidos en residencias de diplomáticos de los Estados Unidos y hoteles frecuentados por ciudadanos estadounidenses, no creemos que representen un riesgo para los pasajeros de nuestros cruceros.

Nuestros huéspedes exploran La Habana en recorridos escoltados y no visitan hoteles. Seguiremos monitoreando la situación y revisaremos cualquier información adicional que pueda ser publicada", promete la empresa.

La nave, que parte de  Tampa, Florida, mantiene en vigor sus viajes señalados para los días  7 y 11 de octubre.

Norwegian Cruise Line coincidió con que los ataques son aislados, ya que ninguno de los incidentes reportado ha involucrado a turistas.

"Seguimos creyendo que la mejor manera de viajar a Cuba es en un crucero, y esperamos continuar ofreciendo a nuestros huéspedes la oportunidad de explorar Cuba",  enfatizó en una nota pública.

Todo indica que la decisión de las empresas de cruceros de mantener sus viajes a la Mayor de las Antillas reviste la misma fuerza de los tradicionales lobos de mar, dispuestos a navegar contra viento y marea.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar