Buscar

Votar

Sin votos aún

Ernest Hemingway, una vida de novela

Por: Alina Tiel (Revista Excelencias)
Ernest Hemingway, una vida de novela

Revista Excelencias quedó cautivada por las leyendas de Ernest Hemingway y su vida en Cuba. Así lo hemos reflejado en nuestras páginas impresas y digitales desde el primer número.

Transcurría el año 1929 cuando el joven reportero de origen estadounidense Ernest Miller Hemingway comenzara a sentirse atraído por la pesca de la aguja en las aguas de Cuba, una isla que lo sedujera de por vida.

Desde ese momento la historia del escritor estuvo ligada para siempre a este país, a ese deporte y al Club Náutico Internacional de La Habana, círculo del cual fue miembro con su embarcación Pilar.
Excelencias también quedó cautivada por esas leyendas y las ha divulgado a lo largo de estos 20 años.

Nuestras páginas recogen, por tanto, que fue un 26 de mayo de 1950 que vio la luz, por primera vez, un torneo de pesca de la aguja en el Club, que se encontraba entonces en la bahía de La Habana.

Unas 36 embarcaciones se reunieron para fundar lo que hoy se conoce como Torneo Internacional de la Pesca de la Aguja “Ernest Hemingway”, que lleva su nombre porque, atendiendo a la pasión que en el escritor despertaba la pesca, sus organizadores, en particular el Comodoro Rafael Pozo, se lo propusieron y él accedió.

Según relataron a Excelencias especialistas en el tema, ya en el año 1960, en su oncena edición y a raíz del triunfo revolucionario, el Torneo se traslada a la Marina Hemingway, pues esta poseía 5 canales con capacidad para alrededor de 400 embarcaciones.

El evento de ese año tuvo como particularidad la participación de Fidel Castro y el Che Guevara, y Hemingway viajó a la Isla para entregar la Copa a los premiados.

Así, un 15 de mayo de 1960 se encontraron el novelista y Fidel, pues la pareja de pescadores ganó por mayor acumulación de puntos y de ahí resultó la famosa imagen que grabó para la historia el único momento en el que ambas personalidades se encontraron, pues aunque acordaron verse posteriormente, nunca existió otra oportunidad.

En 1978 el Torneo se abre al mundo y adopta el nombre actual, pues hasta ese momento solo tuvo un carácter nacional, pero es a partir de 1992 cuando toma mayor fuerza, debido a la creación del Club Náutico Internacional Hemingway de La Habana, hecho que permitió un mayor intercambio entre clubes y pescadores foráneos, especialmente estadounidenses, los cuales han asistido siempre al evento, a pesar de las restricciones de viajes a Cuba impuestas por su gobierno.

El torneo Hemingway es considerado uno de los eventos deportivos más antiguos de América Latina y este año celebró su 67 edición, del 29 de mayo al 3 de junio.

Nietos de Hemingway visitan La Habana  

En nuestras publicaciones del periódico Caribbean News Digital también se han visto reflejados gran parte de los acontecimientos que unieron al escritor y su familia con el Club.

Visitando el sitio web que hospeda sus páginas especializadas en Cuba, se puede conocer sobre las visitas de Patrick y John Hemingway, nietos del novelista, que participan a menudo en el evento deportivo.

En compañía de un grupo de coterráneos navegaron el pasado año desde la Marina Hemingway hasta el pueblo ultramarino de Cojímar, y allí desembarcaron para depositar una ofrenda floral en un busto del abuelo que mira al mar.

En ese momento John declaró a la prensa su deseo de que tanto cubanos como estadounidenses tengan las mejores relaciones.

El busto del literato fue construido en 1962, alentado por el periodista y escritor cubano Fernando G. Campoamor, quien fuera muy cercano a él. Tal iniciativa propició que los pescadores de Cojímar recolectaran piezas de bronce como paletas y anclas para forjar la escultura, se relata en Excelencias News Cuba.

Los nietos del escritor recibieron también la condición de Miembros de Honor del Club Internacional Hemingway de Cuba, durante esa visita en la que el Comodoro de dicho club, José Miguel Díaz Escrich, entregó sendos carnés acreditativos, y destacó a su abuelo como símbolo de la amistad entre estadounidenses y cubanos.

John Patrick (escritor) y Patrick Edward (fotógrafo), son hijos de Gregory Hemingway (1931-2001) y nietos de Pauline Pfeiffer (1895-1951) segunda de las cuatro esposas del novelista.

Ambos celebraron aquí los 60 años de la entrega a Hemingway del Premio Nobel de Literatura, el comienzo de los viajes marineros de Hemingway hacia esta Isla y los 80 años de la compra por Papa –como le llamaban aquí al escritor– de su yate Pilar.

El 13 de agosto de 1956, en la antigua cervecería Hatuey ubicada en la capital cubana, entregó Hemingway a los cubanos la medalla que lo certificaba como Premio Nobel de Literatura de 1954.
“Este es un premio que le pertenece a Cuba, porque mi obra fue creada y pensada en Cuba, con mi gente de Cojímar de donde soy ciudadano. A través de todas las traducciones está presente esta patria adoptiva, donde tengo mis libros y mi casa”, declaró entonces el Dios de Bronce de la literatura norteamericana.

Gregorio Fuentes, el compañero de travesías

El número 2 de la revista Excelencias Turísticas del Caribe y Las Américas incluyó una entrevista a Gregorio Fuentes, patrón del yate Pilar y compañero de aventuras marinas de Hemingway, quien cumplía cien años de edad “sin hacerle mucha reverencia a tanto tiempo, como si estuviera seguro de que su alma, al igual que su mito, está destinada a ser inmortal”, refería el artículo.

“De la vida nunca le enseñé nada. Nunca me metí en su vida. Del mar, sí, muchas cosas. Le enseñé dónde estaba el buen pescado. Los caminos que había que caminar. Los mares que había que navegar”, confesó Gregorio a nuestro presidente editor, José Carlos de Santiago.

25 años del Club Náutico y un Comodoro en Excelencias

El Comodoro José Miguel Díaz Escrich, del Club Náutico Internacional Hemingway de Cuba, es el principal animador en este archipiélago de las actividades náuticas recreativas, un amante de la navegación y de su país.

Escrich es amigo de Excelencias, ha aparecido en sus páginas innumerables ocasiones y siempre ha tenido sus puertas abiertas a nuestras publicaciones. Asimismo, hemos participado activamente en cuanto acontecimiento náutico ha organizado su Club, que para suerte de todos cumple 25 años en este 2017.

El Comodoro es también uno de los tres representantes en Cuba de la Asociación Internacional de la Pesca Deportiva (IGFA), organización que tiene mucha relación con el torneo Hemingway, pues se fundó en 1939 y su primer vicepresidente no fue otro que el prestigioso novelista norteamericano.

Puede descargar la Revista 150 en PDF aquí

Revise nuestra Galería de fotos por los 20 años de Excelencias.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar