Industria de viajes de EE.UU. reacciona a las nuevas medidas de Trump contra Cuba

18 de Abril de 2019 11:45am
Redacción Excelencias News Cuba
Cuba EEUU

En una medida descrita por algunos en la industria de los viajes como una alternativa a las personas de línea dura del sur de la Florida antes de las elecciones presidenciales de 2020, el gobierno de Trump ha anunciado nuevas y duras sanciones a Cuba y cambios en la política de viajes.

La administración está revirtiendo las políticas de compromiso de la era de Obama hacia la nación caribeña, mientras describe sus últimas acciones como un intento de aumentar la presión sobre el gobierno de Cuba en respuesta a su apoyo al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

Un funcionario que habló bajo condición de anonimato, dijo al Miami Herald que los viajes a Cuba ahora se limitarán a visitas familiares, restringiendo las visitas a la isla consideradas como "turismo encubierto".

Eso podría tener serios efectos negativos en los viajes a la isla, que habían florecido desde la administración del presidente Obama.

Según algunas versiones, la nueva postura de Trump podría significar el fin de los cruceros que comenzaron a operar durante los años de Obama, como parte de la expansión de los tipos de viajes permitidos, informó el Miami Herald.

Las restricciones también podrían afectar los viajes aéreos, reduciendo el número de pasajeros que se dirigen a la isla. Los viajes de los cubanoamericanos para visitar a sus familiares en la isla se mantendrán sin cambios.

Los cambios recién anunciados también incluyen nuevos límites a las remesas enviadas a cubanos por parte de sus familiares en los Estados Unidos. Las remesas ilimitadas, permitidas por Obama, se reducirán a solo $1,000 por persona cada tres meses.

Muchas de las medidas fueron anunciadas por el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton durante un discurso en el Hotel Biltmore en Coral Gables, el miércoles por la tarde.

La escalada también incluye la implementación total de la ley Helms-Burton, que permitirá juicios en tribunales de Estados Unidos contra empresas estadounidenses y extranjeras que hacen negocios en Cuba, concretamente con propiedades nacionalizadas por el gobierno cubano después de la revolución de 1959.

Además de su objetivo de revertir los cambios implementados por el gobierno de Obama, las nuevas políticas de Trump en Cuba se describen como un intento de mostrar al gobierno cubano que "su apoyo a Maduro lo costará", según el funcionario que habló con El Miami Herald bajo condición de anonimato.

La reacción de la industria de viajes a la noticia va desde la decepción hasta la ira, pasando por la preocupación por el futuro, tanto para la incipiente industria turística de la isla como para las empresas en este país que se han beneficiado de las relaciones abiertas con Cuba.

"El presidente Trump está haciendo esto por una razón, y solo por una razón: apaciguar a los cubanoamericanos de línea dura en el sur de la Florida antes de las elecciones de 2020", dijo James Williams, presidente de Engage Cuba, una coalición de compañías privadas y organizaciones que han estado trabajando para acabar con las restricciones a los viajes y el embargo comercial contra Cuba.

Los viajes y las remesas de Estados Unidos son el alma de los empresarios del sector privado en Cuba, agregó Williams, quien calificó las restricciones de "una cruel traición y un cuchillo en la espalda de la sociedad civil cubana" y las perspectivas de un sector privado independiente en crecimiento en Cuba.

"El pueblo cubano ya está luchando bajo tremendas dificultades, y estas acciones solo lo empeoran", dijo Williams. "Necesitamos una política que se centre en empoderar al pueblo cubano y promover los intereses estadounidenses, no en continuar con una política fallida de 60 años que solo sirve a la política doméstica marginada que existe en el sur de Florida".

Williams agregó que el nuevo límite para las remesas de Estados Unidos a la isla será un duro golpe para el naciente sector privado de Cuba (aproximadamente un tercio de la fuerza laboral), que depende en gran medida de las remesas y de los viajeros de Estados Unidos para mantener a sus pequeños negocios con vida.

Andrea Holbrook, presidenta de Holbrook Travel, con sede en Florida, que ha estado ofreciendo viajes a la isla desde el 2000, expresó su decepción y preocupación por el último anuncio de Trump.

"Estamos muy preocupados por lo que esto significa", dijo Holbrook a TravelPulse. "Estamos realmente decepcionados por la actitud de nuestros legisladores que no ven la tremenda oportunidad económica que representa la apertura de Cuba".

Holbrook Travel, con sede en Gainesville, emplea a unas 40 personas, 30 de ellas a nivel local. En 2017, la compañía sufrió un año decepcionante debido en gran parte a toda la confusión causada por los anuncios de política iniciales del gobierno de Trump relacionados con Cuba.

"Esto es ciertamente algo que nos decepciona que suceda. Significa empleos, ingresos, desarrollo económico. Aquí en Gainesville, Florida. Nuestra oportunidad de crecer lo que hacemos en Cuba significa crecimiento en Gainesville", dijo Holbrook.

También expresó su preocupación por la implementación total de la ley Helms-Burton y los juicios que podrían derivarse de ese cambio, que estará dirigido a empresas extranjeras que hacen negocios en Cuba.

“La mayor parte de la inversión en hoteles proviene de fuentes canadienses y de otros países. Esto expondrá a esas compañías a juicios extranjeros ”, dijo Holbrook. "Obviamente es un intento de estrangular la inversión extranjera en Cuba. Esa es una gran preocupación a largo plazo y posiblemente a corto plazo. Puedo imaginar que es potencialmente titánico en términos de impacto ".

Martha Honey, la directora ejecutiva del Centro para Viajes Responsables (CREST), expresó una consternación similar por las noticias.

"Este amplio conjunto de políticas de línea dura hará la vida más difícil para los cubanos promedio, incluidos aquellos involucrados en el sector turístico privado de Cuba, que ha florecido a raíz de los acuerdos Obama-Raúl Castro que abrieron Cuba a los viajeros estadounidenses", dijo Honey a TravelPulse.

"El anuncio de hoy parece tener la intención de estrangular a los ciudadanos estadounidenses de visitar Cuba, excepto por motivos familiares. Si bien los detalles aún no se conocen completamente, el anuncio puede impedir que los ciudadanos estadounidenses visiten a uno de nuestros vecinos más cercanos, un país que es ampliamente visto como uno de "El más seguro y más pacífico del mundo. Aquí en La Habana, nos sentimos profundamente tristes por este regreso al futuro anuncio basado en 50 años de políticas estadounidenses fallidas".

Back to top