Santa Clara con el encanto de sus 330 años

15 de Julio de 2019 8:00am
Redacción Excelencias News Cuba
Santa Clara 330 años

Bajo un frondoso árbol de tamarindo quedó fundada Santa Clara, la ciudad del centro de la isla de Cuba que festeja sus 330 años con el encanto semejante al aroma que desprende el bouquet de un buen vino que invita a degustarlo.

Fue el 15 de julio de 1689, cuando protegidos por las ramas del tamarindo y ante un centenar de personas se ofició la misa fundacional de la futura villa en la loma del Carmen.

Eran tiempos en que los corsarios y piratas irrumpían en los poblados cercanos al mar y ante el temor de sus asedios, robos y asesinatos, un grupo de   familias acaudaladas de San Juan de los Remedios se trasladaron hacia el interior de la Isla para crear otro asentamiento y vivir con mayor tranquilidad.

De esa forma surgió el embrión de la hoy encantadora ciudad que inicialmente se nombró de Los Dos Cayos, y tras crecer en número de habitantes y extender sus casas y dominios se llamó Pueblo Nuevo de Antón Díaz y luego Gloriosa Santa Clara.

Posteriormente, para perpetuar el significado de aquella misa donde las familias provenientes de San Juan de los Remedios crearon la futura villa se erigió un monumento junto a un simbólico tamarindo en 1951, y la plaza y la iglesia de El Carmen fue declarada Monumento Nacional en 1991.

Personajes mitológicos

Haciendo un poco de historia, vale citar que en tiempos remotos en Santa Clara surgieron leyendas y apariciones de personajes mitológicos como brujas y güijes en el siglo XVIII, que sembraban el terror en quienes tenían que salir de noche y afirmaban encontrarse con tales fenómenos.

Pero no fueron pocas las veces que tras capas y sombreros se escondían furtivos amantes que acudían a la cita con damas que, aún casadas, prodigaban mimos y favores de alcoba.

También allá por los años de 1700 y pico en Cerro-Calvo, al sur de la localidad, los pobladores del lugar veían como una extraña luz vagaba y había quienes aseguraban que era el alma en pena de una madre a quien le raptaron la hija y luego murió.

A esto se suma la leyenda que toma como escenarios los dos ríos que atraviesan la ciudad de Santa Clara, donde se atestiguaba que aparecía el Güije del Caney, residente del río Cubanicay, mientras que, en el Bélico, moraba una bella sirena.

Las supersticiones dieron vida a esos seres que, si bien no eran más que fabulaciones difíciles de ver, sí quedaron plasmados en papel por dibujantes y pintores que los publicaron en una revista a principios de 1894.

Crecimiento y desarrollo de Santa Clara

Actualmente Santa Clara es ciudad cabecera de la provincia de Villa Clara y abarca 668 kilómetros cuadrados de extensión y una población que sobrepasa los 240 mil habitantes, con una economía sustentada principalmente en la industria y los servicios.

Pero vale remontarse a unos cuantos años atrás cuando pasado el primer momento de su fundación, quedó trazada el área inicial de la Plaza de Armas, con mil 600 metros cuadrados, y en su interior quedó definido el lugar para la Iglesia, inicialmente de construcción muy rústica allá por el año 1692.

Fue así que, con una población ya ascendente a unas 300 personas, el Capitán General de Cuba decretó la planificación urbana con las primeras cuatro calles alrededor de la planeada Plaza de Armas.

Ese espacio público indistintamente se nombró Plaza de Armas, de Mayo, de la Constitución y del Recreo y fue en marzo de 1899 por acuerdo del Ayuntamiento Municipal que le denominó Leoncio Vidal, coronel del Ejército Libertador, que cayó en combate, en 1896.

En la actualidad tiene unos nueve mil 240 metros cuadrados y se mantiene como centro de la urbe, declarado Monumento Nacional en 1999, en cuyo alrededor están situadas varias edificaciones caracterizadas por sus valores arquitectónicos y patrimoniales de los siglos XIX y XX.

Santa Clara crece con su historia

La campaña comunicacional que acompaña las celebraciones por el aniversario 330 de la ciudad afirma en su eslogan que Santa Clara crece con su historia y hace alusión además al monumento fundacional, sito en el parque de El Carmen, y al tamarindo como árbol insignia de la localidad.

El amplio programa de acciones incluyó la reanimación de locales y sitios de interés patrimonial, mejoras de luminarias, parques, vías de acceso y alrededor de 600 objetos de obras entre consultorios médicos, hogares de ancianos y centros del sistema de educación, entre otros.

También figuran entre los objetos de obra para celebrar los 330 años la creación de un mural artístico de la ciudad, la rehabilitación de un local para sala de conciertos, complejos recreativos e instalaciones turísticas, la modernización del boulevar y la recuperación de la santaclareña heladería Coppelia.

Santa Clara, conocida como la ciudad de Marta Abreu, por la benefactora que ayudó mucho a su desarrollo, o también como ciudad de Ernesto Che Guevara por librar ese comandante insurrecto combates decisivos en la lucha de liberación y estar allí el Mausoleo que guarda sus restos, reafirma sus encantos en la celebración de su cumpleaños 330.

Back to top