El más legendario de los cabarets cubanos: Tropicana (Parte I)

08 de Julio de 2019 5:05pm
Redacción Excelencias News Cuba
Tropicana

Un paraíso bajo las estrellas, el centro nocturno con más glamour de Cuba y el más espectacular de los cabarets a cielo abierto. Así se define al emblemático Tropicana de La Habana, una construcción que tiene 80 años de historia y aún sigue estando entre los preferidos de América.

Siempre se ha dicho que Tropicana rompió con todos los esquemas y reglas tradicionales. Ubicado al aire libre, en una zona boscosa en el barrio capitalino de Marianao, Tropicana se erigió en unos terrenos de una finca llamada Villa Mina en 1939 y llega hasta hoy como un sitio singular para disfrutar de la música y el folklore cubano y del Caribe en todo su esplendor.

Lo que fuera llamado alguna vez “El night club más atractivo y suntuoso del mundo”, fue construido en los terrenos propiedad de Regino Truffín. Cuando él muere, su viuda decide arrendar la propiedad a un grupo de empresarios encabezado por Víctor de Correa, los cuales deseaban construir un night club de ensueños. Y fue el coreógrafo y director de espectáculos Sergio Orta quien llama al sitio como Tropicana, nombre del tema del compositor y flautista Alfredo Brito que fuera estrenada en el mismo lugar.

No tardó Tropicana en convertirse en un sitio llamativo para los cubanos y visitantes de otros países. El lugar proponía vivir una verdadera noche tropical y la auténtica Cuba, con sus mulatas, bailarines, músicos, shows de primer nivel, las luces multicolores y el encanto exótico de estar al aire libre.

De aquellos primeros años, trasciende la revista musical Congo Pantera, una presentación que marcó hito y que representaba la caza de una pantera en África. El director fue David Litchin quien llegó del célebre Ballet Ruso de Montecarlo. Fueron tiempos donde actuó el mítico músico cubano Chano Pozo, la artista Josephine Baker, Tongolele, Xavier Cugat y los Chavales de España, la cantante cubana Rita Montaner, Ignacio Villa (Bola de Nieve). Por entonces, se le comenzó a llamar el casino más hermoso del mundo o el Montecarlo de las Américas.

Pero su historia no puede escribirse sin la figura de Martín Fox, un guajiro cubano que le dio otros aires a Tropicana y fue quién lo convirtió en lo que es hoy. En 1949, comienza a transformarlo y el primer resultado de ello fue uno de los símbolos del Cabaret: La Bailarina, una escultura hecha por la artista Rita Longa, fundida en piedra artificial y ubicada en 1950 a la entrada.

En la década de 1950 se construye el salón techado Arcos de Cristal para hacer presentaciones en días de lluvias o noches invernales. Según los diarios de la época esto fue una concepción arquitectónica única en su clase. Por entonces, el sitio ya era un casino insignia, donde el juego tenía un lugar primordial.

Las presentaciones de Tropicana han sido aclamadas en todo el mundo, como el Royal Albert Hall de Londres, Sporting Club de Montecarlo (Mónaco), Friedrichstadt Palace (Berlín) y el Beacon Theatre (Brodway, New York). Memorable eran las presentaciones de las cantantes Elena Burke, Omara Portuondo, Farah María y los Papines y los artistas extranjeros Norma Duval, Alejandra Guzmán y el salsero Cheo Feliciano.

Tropicana fue seleccionado entre las 20 locaciones desde donde los consorcios televisivos estadounidenses ABC y CNN transmitieron en directo a todo el mundo la despedida del siglo XX. Hoy es un sitio de excelencia con su Salón Bajo las Estrellas, el Arcos de Cristal, el Restaurante Los Jardines y Café Rodney. Para disfrutar de la buena música cubana y el esplendor de la cultura caribeña, existe desde hace 80 años, el Cabaret Tropicana.

Back to top