El nuevo museo del Automóvil en Cuba

25 de Noviembre de 2019 8:57am
Redacción Excelencias News Cuba
Museo del Automovil

Un breve recorrido por los automóviles más relevantes presentes en Cuba durante la primera mitad del siglo XX es lo que ofrece el Museo del Automóvil de La Habana, ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad. ¿Cuál fue el primer auto que circuló en la Isla? ¿Cuál es el carro más antiguo que hay es ese lugar?

Lleva por nombre el Garaje. Y es la nueva sede del Museo del Automóvil. Si antes se podía visitar el auto De Soto de 1949, donado al historiador de la ciudad, Eusebio Leal Spengler, por las autoridades de Chicago, Estados Unidos, ahora el público puede conocer la historia del automovilismo en la Isla.

Ubicado en la calle San Ignacio, entre Amargura y Teniente Rey, en el Centro Histórico de la ciudad, muy cerca de La Plaza Vieja, lo primero que ve el vistante es parte de esa historia.

En las paredes del recinto cuelga un cartel que explica qué fue La Parisienne, el primer auto introducido en Cuba en 1898 por José Muñoz. Con faroles de mecha y bencina como combustible, La Parisenne alcanzaba una velocidad máxima de 12 km por hora con una potencia de dos caballos de fuerza.

El segundo entró en 1899 y fue gracias al muy conocido hombre de negocios Ernesto Sarrá. Era un Rochet y Shneider construido en Lyon, que alcanzaba una velocidad de 30 km por hora y tenía ocho caballos de fuerza.

Acompañado por las fotografías de dichos automóviles, el cartel habla también de la apertura del primer taller garaje, de dónde viene el apelativo de fotingo, las marcas más representativas, el modelo que introdujo la primera transmisión automática segura y una explicación del auto de La Macorina, la primera mujer que condujo un automóvil en Cuba.

En 1958, Cuba ostentaba el sexto lugar del mundo en número de vehículos por habitantes. Y fue durante esta época que comenzó a circular el parque automotriz que representa la mayoría de los vehículos clásicos que hoy ruedan por el país.

Pero lo mejor está reservado a la sala contigua. Nueve automóviles muy diferentes entre sí integran la muestra. El más antiguo de todos data de 1914. Lo acompañan autos de importantes personalidades de la historia de Cuba y un bellísimo Alfa Romeo, donde solía pasearse la Reina del carnaval habanero.

Próximamente, se espera la apertura de otra sala de motos y otros vehículos, que complementarán el museo habanero.

De Soto del Museo del Automóvil

 

La Parisienne

 

Autos del Museo

 

Interior del Museo

 

Back to top