Brasil, un mercado en la mira de la industria turística cubana

07 de Mayo de 2013 11:19pm
webmaster

Alrededor de siete millones de brasileños viajan al extranjero cada año y la cifra tiende a crecer, debido al fortalecimiento de su moneda (el real) frente al dólar, lo que hace muy atractivo para ciudadanos del Gigante Sudamericano lanzarse al conocimiento de otros países y culturas.

El gasto en el exterior de los viajeros procedentes de Brasil puede andar en torno a los 10 mil millones de dólares, según la tendencia iniciada en 2003 y que ya en 2007 ascendía a 8.211 millones de dólares, de acuerdo con el estudio más completo publicado hasta la fecha.

¿A dónde van los brasileños? ¿Cuáles son sus destinos favoritos, motivos  y preferencias? Los primeros beneficiados con ese flujo de viajeros son los países vecinos, pero muchos eligen descubrir a Norteamérica, Europa o Asia. Y también viajan al Caribe.

Cuba es uno de las naciones que ejerce una creciente fascinación para un segmento de viajeros de Brasil, ya sea por asuntos de negocios, interés cultural, científico o social. Cubanos y brasileños tienen mucho en común. Ambos pueblos  comparten el componente étnico y cultural africano, pero difieren en el idioma. Sin embargo, basta que gente de una y otra nación se encuentre para que de inmediato empiecen a hablar en portuñol, esa graciosa mezcla idiomática que permite construir amistades inolvidables.

Cuba considera que Brasil puede convertirse en uno de los principales emisores de vacacionistas a la isla, declaró en Sao Paulo hace unos meses la viceministra del sector Xiomara Martínez, durante una presentación del destino a touroperadores del país sudamericano, que este año es invitado de honor en la Feria Internacional de Turismo, en Varadero.

El mundialmente conocido compositor y cantante Caetano Veloso confiesa, en sus notas autobiográficas, que desde pequeño, cundo residía en su natal Bahía, escuchaba en las emisiones radiales que llegaban desde la isla caribeña, canciones, boleros, ritmos que influyeron en su formación.

Otros verdaderos ídolos del gigante suramericano, como Chico Buarque, Beth Carvalho y María Bethania, viajaron a la isla más de una vez y grabaron con sus colegas cubanos. La música tal vez sea uno de los vínculos más fuertes entre los dos pueblos.

Cuando se encuentran, cubanos y brasileños reaccionan como familiares apenas alejados durante un tiempo por motivos geográficos. Maria Cristina Valente, editora asistente del suplemento Rio Show de O Globo, viajó a La Habana y escribió un reportaje de la ciudad guiada por Compay Segundo, cuando se encontraba en el apogeo de su fama.

“El viaje coincidió con la llegada del huracán Isidoro y lo que más me impresionó fue la organización del pueblo cubano. Me encantó el colorido y la alegría de las personas, su conocimiento de la historia y la política de mi país. Creo que a los brasileños les gusta tanto Cuba por sus afinidades históricas, me dijo recientemente. Cuba es un misterio: todos quieren saber cómo viven los cubanos, sus dilemas, el precio que pagan por sus conquistas”.

A Telma Araujo millones de cubanos la han visto, aunque pocos la conocen por su nombre. Aparece en actos públicos, en calles y plazas, vestida de verde y amarillo, colores de la bandera brasileña. Viajó a Cuba por primera vez en 1990. Desde entonces, ya son más de 30. “Perdí la cuenta, dice. En Cuba tenemos vivencias de una práctica solidaria, un lugar que desarrolla nuestra sensibilidad, nos hace mejores y, sobre todo, nos permite creer que un mundo mejor es posible”.

En la actualidad, Brasil financia y participa en la edificación del puerto de Mariel y toda una zona de desarrollo económico, la mayor inversión que se ejecuta en el país, lo cual ilustra los fuertes lazos de cooperación entre ambas naciones y constituye una garantía adicional de que en el ámbito turístico prosperen iguales perspectivas. 

Aqu
Back to top
The website encountered an unexpected error. Please try again later.