Actualidad del sector turístico cubano y cómo convertir amenazas en oportunidades

17 de Julio de 2019 9:13am
Dr. José Luis Perelló
Actualidad del sector turístico cubano y cómo convertir amenazas en oportunidades

La concurrencia de factores adversos ocurridos en los últimos meses provocaron incertidumbre en los turoperadores y agencias de viajes sobre la temporada alta en el sector turístico cubano; la prohibición a los visitantes estadounidenses de realizar transacciones financieras directas con la mayoría de los hoteles, restaurantes y tiendas del sector estatal; la eliminación de los viajes people to people; la permanencia de las “alertas” de los gobiernos de Estados Unidos y Canadá de no viajar a Cuba por el peligro de los falsos “ataques sónicos” contra diplomáticos, resaltan entre las muchas acciones dirigidas a obstaculizar los viajes a la Isla.

En los dos últimos meses: la aplicación del título III de la ley Helms-Burton y la prohibición a los cruceros para viajar a Cuba, han diseñado un escenario en extremo agresivo contra el turismo internacional hacia la mayor de Las Antillas.

Estos acontecimientos indujeron el incumplimiento de los ingresos planificados, las demoras en la entrada de equipos e insumos para las nuevas instalaciones en construcción y los necesarios recursos para restaurar la planta hotelera existente y garantizar otros aseguramientos logísticos dirigidos al turismo internacional.

Del otro lado del estrecho de la Florida, las regulaciones y restricciones del gobierno de Donald Trump, afectan de forma significativa a las compañías estadounidenses, en primer lugar las Líneas de Cruceros basificadas en la Florida y los operadores turísticos radicados en su territorio; a pesar de las constantes “contribuciones” realizadas por estas compañías a las campañas de los principales líderes del partido republicano de la Florida.

El presidente de U.S.-Cuba Trade and Economic Council había informado que el ingreso económico de las 52 compañías estadounidenses que habían tenido relaciones con Cuba antes de las actuales restricciones suman más de un millón de millones de dólares, sin incluir a las compañías de cruceros.

UNA MIRADA AL PRIMER SEMESTRE 2019

El primer semestre de 2019, que recién termina, ha representado una nueva etapa de esfuerzos, desafíos ante las restricciones del gobierno estadounidense, limitaciones en el abastecimiento dirigido a los hoteles, entre otros obstáculos al desarrollo.

No obstante, según cifras preliminares, el arribo de viajeros internacionales al país durante la primera mitad del año alcanzó más de 2 millones 570 mil visitantes. Las restricciones impuestas al turismo de cruceros por el gobierno estadounidense, en el mes de junio, provocaron que durante el mes dejaran de visitar el país 30 mil cruceristas, en comparación con igual período de 2018.

Tabla 1. Llegada de visitantes internacionales en primer semestre, 2012-2019(*)
Tabla 1 Resumen Semestre
   (*) Cifras preliminares.

Durante el período, se ha mantenido el decrecimiento de los mercados emisores tradicionales europeos, mientras Rusia crece 13,5 por ciento. Canadá, principal emisor de turismo para la Isla, presentó una recuperación con relación a períodos anteriores; mientras que el segmento de cubanos residentes en el exterior y los estadounidenses, presentan los mejores resultados, con un 55 por ciento de participación en el total de las llegadas.

Tabla 2. Principales visitantes en primer semestre (*).
Tabla 2 Resumen Semestre
(*) Cifras preliminares.

 A MANERA DE CONCLUSION

El sector del turismo continúa como impulsor de la economía nacional coadyuvando en la transformación productiva con la intención de crear nuevas formas de dinamismo que permitan alcanzar los objetivos en la actual concepción de desarrollo basada en crecer, mejorar la distribución de los ingresos, consolidar los procesos democratizadores, adquirir mayor autonomía productiva, crear condiciones que detengan el deterioro medioambiental ante el cambio climático y mejorar la calidad de vida de la población.

Como formas de enfrentar los efectos negativos esperados, impuestos por la política de la actual administración republicana, la plataforma de sustentación de las transformaciones productivas en marcha, se inserta en la actualización integral del modelo socioeconómico conformándose en una red de vinculaciones con los demás sectores.

En este escenario, la industrialización como eje de la transformación, permitirá la vertebración intersectorial del sector industrial con la agricultura, los servicios y el turismo; como fórmula imprescindible para disminuir ostensiblemente las importaciones. En este esfuerzo, urge la búsqueda de una mejora continua de la competitividad por la vía de la incorporación del progreso tecnológico, la solución de problemas y la innovación.

Ante el nuevo escenario de recrudecimiento del bloqueo, restricción de los viajes y otras medidas contrarias al mejoramiento de las relaciones entre los pueblos, es necesario proyectarse al futuro asumiendo las agresiones externas con la confianza en las capacidades que se han creado: salud, justicia social, seguridad ciudadana, fuerza laboral calificada, capacidad política para impulsar las transformaciones necesarias, y… vamos por más.

Las regulaciones y presiones actuales en la política estadounidense contra Cuba, solo suponen una diversificación de los mismos métodos y objetivos, que por más de sesenta años han sido enfrentados con espíritu de intransigencia revolucionaria, de independencia, soberanía y prosperidad sustentables. El más universal de los cubanos, José Martí, expresó refiriéndose a los Estados Unidos: “…necesitamos, para que sirva de coto y reflexión saludable, presentarnos como pueblo fuerte, trabajador, inteligente e intrépido, a este otro pueblo que abunda en esas condiciones, y solo respeta al que las posee” (José Martí en “La América”. New York, mayo de 1884). 

Back to top