Buscar

Votar

Sin votos aún

200 años después Cienfuegos deslumbra con su sabor francés

Por María Elena Balán (Especial para Excelencias News Cuba)
200 años después Cienfuegos deslumbra con su sabor francés

Cienfuegos,ubicado a 260 kilómetros de La Habana, es un destino turístico que llama la atención de los visitantes extranjeros, pero también de nacionales, porque recorrer esta provincia en el centro sur de Cuba representa un regalo a los ojos de cada individuo que se deslumbra ante su sabor “francés”.

Fue fundada el 22 de abril de 1819, y su ciudad capital muestra esa mezcla de razas y de edificaciones donde se fusiona el estilo neoclásico del siglo XIX con la modernidad del siglo XX, valores tomados en cuenta para declarar en 2005 su centro histórico como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

A su bahía de bolsa le debe la denominación de Perla del Sur, en cuyo puerto atracan muchos cruceros con miles de vacacionistas, provenientes fundamentalmente de Europa y Estados Unidos, quienes disfrutan en su estancia breve, pero no menos cargada de actividades, de los encantos de la ciudad.

Igual arriban por carretera otros cientos de miles, para sobrepasar en un año más de 400 mil. Desde La Habana puede tomarse la Autopista Nacional y llegar a la ciudad, bien en autobús, en automóvil propio o en auto rentado, el viaje dura unas 2 horas y 30 minutos.

Fundación de Cienfuegos, con sabor francés

Cienfuegos fue fundada durante el período de colonización española en Cuba, pero de manos de un francés, Don Luis De Clouet, quien tomó posesión de esas tierras en nombre del rey de España.

Pero antes de la llegada de los europeos a esa región había allí un asentamiento denominado el Cacicazgo de Jagua, uno de los más importantes de la Isla, y del cual se fomentaron curiosas leyendas que aún sobreviven.

Se dice que Cristóbal Colón tocó tierra en esa bahía en 1494 y después otros españoles, entre los que estuvo el Padre de Las Casas, que igual vivieron en esa región donde explotaron las áreas que contenían oro, y cuando ya ese metal se agotó fomentaron el desarrollo del ganado y el cultivo de tabaco, para luego, en los finales del siglo XVIII dedicarse a las producciones de azúcar y madera. 

Fue el 22 de abril de 1819 que Don Luis D’Clouet, junto a colonos franceses, dejó fundada la colonia Fernandina de Jagua, embrión de lo que es hoy una bella ciudad, que ya en 1824 contaba con 255 viviendas y mil 283 habitantes.

Y así comenzó su desarrollo sistemáticamente, con la apertura de instituciones culturales y sanitarias, con un trazado limpio de sus calles, hasta llegar a nuestros días, cuando tiene como atractivo principal la conservación de su centro histórico, integrado por edificaciones que mantienen el ambiente tradicional, que se conjugan de manera armónica con las nuevas que surgieron luego.

Una de las ciudades cubanas más sugerentes

De acuerdo con un artículo del diario estadounidense The Boston Globe, Cienfuegos debería estar en lo más alto de la lista de ciudades cubanas a ver. La publicación la incluyó en el primer lugar de los sitios recomendados a los lectores al considerarla muy sugerente.

Allí, como en otras regiones de Cuba, existe la opción de alojarse en hoteles operados por cadenas hoteleras, entre ellos el hotel Cubanacán Boutique La Unión,Rancho Luna,hostal Palacio Azul, hotel Jagua, hotel Pasacaballo, y otros, pero también hay hospedajes en casas particulares.

Estadísticas oficiales apuntan que la gestión no estatal asegura el alojamiento a un promedio de más de 600 visitantes al día, durante el pico de la temporada alta. De las más de 550 casas particulares registradas, casi la mitad tiene contrato con agencias de viajes.

Cienfuegos, qué ver

Aunque muchos hacen una estancia de turismo de circuito, porque es punto intermedio entre Villa Clara y Trinidad, pensamos que bien vale estar más de dos días en la llamada Perla del Sur.

Entre los sitios de interés figura el Paseo del Prado, el cual representa la vía principal de la ciudad, que destaca por el trazado cuidadoso de esa artería ideal para andar y ver esa parte de la ciudad. Fue fundado en 1930.

Considerado una joya de arquitectura ecléctica, cuya construcción se inició en 1913, el Palacio de Valle, situado en la zona de Punta Gorda, resulta sumamente atractivo por su imagen de castillo de hadas. Actualmente allí se realizan muchas actividades culturales.

El parque José Martí y Arco del Triunfo son otros de los sitios para que el visitante disfrute de una espaciosa plaza ideal para el descanso, mientras el Arco se considera que es el único, aparte del parisino con esas características.

Mientras, entre las edificaciones religiosas destaca como conjunto arquitectónico en el entorno de la ciudad la Catedral de la Purísima Concepción, construida entre 1833-1852.

Con un halo de leyendas pervive el Castillo de Jagua, que surgió con el fin de proteger a la ciudad del asedio de corsarios y piratas allá por 1745 y fue la sede del mando español. Allí hacen estancia breve quienes optan por los paseos náuticos en la bahía cienfueguera.

Para apreciar sus detalles se presenta el Palacio de Ferrer, construido en los años que van de 1917 a 1918 por un residente español para su amada. Cuando Enrico Carusso visitó Cienfuegos en 1920 se hospedó allí. Destaca su arquitectura, con cinco torres, todas diferentes, y cuenta con un sitio ideal para comer y beber y mirar el paisaje desde la terraza.

Punta Gorda, lugar apartado de la ciudad, con una vista muy bella de la bahía cienfueguera, cuenta con una notable red extrahotelera y casas de renta. Allí está la Marina Puerto Sol, la cual cuenta con numerosos atraques.

Mientras, el Delfinario de Cienfuegos ofrece atractivos espectáculos y la Marina Marlin tiene servicios que atraen el turismo, sobre todo en temporada alta. Entre los sitios vinculados con el mar figura el Museo Histórico Naval, ubicado en Cayo Loco, único de su tipo en la Isla.

Para comer, el visitante puede optar por el Club Cienfuegos, con dos restaurantes, uno de estos especializado en comida marinera.

Excursiones a Laguna Guanaroca y al Nicho

Entre las opcionales están las excursiones a Laguna Guanaroca a partir del río Arimao, antes de desembocar en la bahía, un sitio maravilloso para el avistamiento de flamencos, pelícanos y otras aves, en un entorno rodeado de mangles, limoneros y otros árboles.

Una opción preferida por muchos es el sendero natural El Nicho, que forma parte de Topes de Collantes, en el macizo montañoso Escambray, con una fresca y bella cascada.

Para quienes prefieren el buceo resulta ideal la playa Rancho Luna, ubicada a 18 kilómetros al sur de Cienfuegos, con varios puntos a los que se accede por barco. Está protegida por una barrera de coral. Se puede ir en autobús desde la ciudad.

Otra opcional muy frecuentada es la Cueva Martín Infierno, la cual dista 56 kilómetros de la ciudad y según los expertos cuenta con la estalagmita más alta del mundo.

Cienfuegos es la ciudad que más me gusta a mí

Su Centro Histórico fue declarado Monumento Nacional por la conservación de su patrimonio urbanístico. A esta ciudad cantó uno de los soneros más connotados de Cuba, Benny Moré, cuya estatua a tamaño natural se puede ver en el Paseo del Prado.

Y no son pocos los que luego de visitar la Perla del Sur entonan estas estrofas: Cienfuegos es la ciudad/ que más me gusta a mí, una canción que hizo Moré en honor a su provincia natal.

Cienfuegos encanta

A propósito del bicentenario de la fundación de la urbe, la Asamblea Provincial del Poder Popular en Cienfuegos (Gobierno) aprobó oficialmente en enero de este año la marca territorial para la celebración del aniversario 200.

El logotipo -representado por una franja curva de color verde, en alusión a la naturaleza de la provincia- fue conceptualizado por el Proyecto para el Desarrollo de Marcas en Cuba de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas y la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.

La presencia de la perla simboliza el signo distintivo del lugar, elemento por el cual se reconoce a la ciudad y motivo de inspiración en todas las épocas; si bien algunos estiman que ese elemento también puede ser un referente a la luna cienfueguera, atributo reconocido por la canción homónima.

Otros dos elementos de color azul representan las olas y el mar, y al propio tiempo simbolizan  el desarrollo y orgullo de sus pobladores; recuerdan, por su forma, la parte superior de muchas obras arquitectónicas citadinas.

Según sus creadores, el recurso visual adaptado a los nuevos tiempos representará a todos los cienfuegueros que sientan orgullo de sus raíces y contribuyan al desarrollo integral del territorio.

Es una forma de promover los valores de la Perla del Sur, una ciudad que enamora a locales y visitantes.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar