Lo último de Excelencias Cuba
Cuba tendrá Pabellón de País en JD.com, China

Otras Historias de la Virgen de la Caridad del Cobre

Rolando Pujol
08 September 2021 4:48pm
Procesión de la Virgen de la Caridad del Cobre (4)

Texto y fotos: Rolando Pujol

El conocimiento de las tradiciones religiosas existentes en Cuba, no es sólo un ejercicio de la fe o de creencias espirituales de cada individuo, sino también una mirada inteligente hacia nuestra cultura y al conocimiento de la historia humana. Por esta razón le vamos a contar algunas historias curiosas de la Virgen de la Caridad del Cobre, venerada por los cubanos como la Patrona de Cuba.

La Virgen de la Caridad es una de las advocaciones de la Virgen María, reverenciada no sólo en Cuba, sino en otras partes del mundo, sobre todo en España, donde tuvo su origen el culto.

Altar de la Virgen de la CAridad en una iglesia de La Habana

Los testimonios más antiguos de su existencia, afirman que la primera imagen de la virgen, fue realizada por el evangelista San Lucas en Antioquia y posteriormente traída a la ciudad de Toledo por San Pedro Apóstol entre los años 50 y 60, cuando viajó a Hispania. Se cree que San Ildefonso, en el año 636 atesoraba la imagen primigenia y que al fundar en la villa de Illescas un monasterio de la orden de San Benito, la coloca allí para su adoración.

Ya en el siglo XIV, el Monasterio de San Ildefonso, estaba casi en ruinas por lo que el Cardenal Cisneros, al llegar a la villa, ordena trasladar la imagen de la virgen al flamante Hospital de la Caridad, erigido con el auspicio del mencionado prelado. Es aquí donde se reporta la ocurrencia de los primeros milagros y donde comenzó a llamársele Virgen de la Caridad.

La talla más antigua que ha llegado hasta nuestros días, de la Virgen de la Caridad, y que se conserva en el Santuario de Illescas, se estima que data del siglo XIII, réplica de la que trajo San Ildefonso en el siglo VII, destruida durante la invasión musulmana. Tras la reconquista, se hizo una copia inspirada en la anterior, sedente con el niño en los brazos, de estilo románico y morena en su aspecto.

Procesión de la Virgen de la Caridad del Cobre (1)

En el siglo XVI, llega a España la costumbre de vestir las imágenes, a partir de lo cual la Virgen de la Caridad es engalanada con suntuosos mantos, obsequiados por sus devotos.

Según documentos históricos del Archivo General de Indias, la imagen de la Virgen de la Caridad, llega a Cuba en 1597, traída por un illescano, el capitán de artillería Francisco Sánchez de Moya, quien recibió el mandato del Rey Felipe II, de organizar la defensa de las Minas del Cobre en Santiago de Cuba, de las depredaciones de los piratas ingleses que desembarcaban en las costas cercanas.

El Rey también le ordenó levantar una iglesia, donde mineros y soldados pudieran dirigir sus plegarias y oraciones a la Virgen de la Caridad. Antes de partir hacia el Nuevo Mundo, el capitán, mandó a tallar en Toledo una réplica de la imagen, que fue la que trajo por mar y colocó en el primer templo que se le erigió en Cuba, según se afirma en el mencionado documento.

Iglesia de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba (1)

Sin embargo, otro relato, el más conocido, por cierto, cuenta que la imagen de la Virgen de la Caridad, fue hallada flotando en la Bahía de Nipe entre 1612 y 1613, por tres esclavos, que iban en canoa en busca de sal y que la historia religiosa de Cuba conoce como los “Tres Juanes”.

Uno de los protagonistas del suceso, Juan Moreno, narró bajo juramento eclesiástico, 75 años después los detalles de la aparición. Dijo que junto a los hermanos indios Juan y Rodrigo de Hoyos, al salir de Cayo Francés, vieron un objeto flotando en el mar y que al acercarse, distinguieron que se trataba de una imagen de la Virgen María, que flotaba sobre una tabla, donde se podía leer: “Soy la Virgen de la Caridad”. Este testimonio también se conserva en los Archivos de Indias de Sevilla.

Estampa de la Caridad del Cobre

Con hojas de guano de palma y tablas, se le construyó el primer santuario en el Hato de Barajagua, cerca del río Cauto, por donde se descendía hasta la Bahía de Nipe. Tras múltiples sucesos misteriosos, la imagen fue llevada a su templo definitivo en las minas de cobre de Santiago del Prado, donde se encuentra hasta hoy.

La Virgen de la Caridad, como advocación de la Virgen María es la patrona de las ciudades españolas de Cartagena, Villarrobledo, Illescas, Loja y La Garrovilla (Badajoz), Camarena (Toledo) y de la ciudad mexicana de Huamantla, en Tlaxcala.

En su advocación cubana de la Virgen de la Caridad del Cobre, también es la patrona del municipio de Murras en Galicia; del barrio de Gallegos, un pintoresco y agreste villorrio al que sólo se puede llegar por mar, en la isla de la Palma en el Archipiélago de Canarias y del pequeño caserío de Azanos en Tenerife, también en dicho archipiélago, donde se venera desde 1984, cuando el vecino Nicanor Negrón, tuvo un sueño donde se le aparecía una virgen con una barca a los pies.

Tras buscar en la iconografía mariana, reconoció a la Virgen del Cobre, como la aparecida en su sueño y encargo una talla a un imaginero de Sevilla. Ese mismo año le construyó una pequeña ermita en Azanos.

En todos los templos católicos de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre, tiene un sitio de devoción, junto a las flores y las luminarias, que colocan a sus pies, quienes acuden a ella, buscando paz, amor y salud. Cada 8 de septiembre, se celebra su fiesta patronal.

Iglesia de la Caridad del Cobre en Santiago de Cuba (2)

 

Back to top