Lo último de Excelencias Cuba
Vuelos chárteres Estados Unidos-Cuba: LIMITADOS

Los Cometas, esquivos visitantes del espacio

En medios de prensa internacionales se ha promocionado esta semana como “la semana del cometa”, debido a la visita del Swan. ¿Podrá ser visto a simple vista? ¿Será un espectáculo? Para saberlo, o tener una idea mejor de ello, siga leyendo hasta el final. Empecemos por algunos detalles que me parecen interesantes acerca de los cometas.

La Astronomía es una Ciencia Exacta, por cuanto están definidas las ecuaciones de cálculo y se conocen, además, todas las variables. Así es posible, más que un pronóstico, calcular eclipses y órbitas de diferentes objetos estelares con una total exactitud, incluyendo las órbitas de los cometas conocidos. Sin embargo, si hay algo que generalmente los astrónomos no pueden calcular o predecir, es el brillo de un cometa, y por ello su visibilidad al acercarse al Sol y a La Tierra. Los más grandes errores están relacionados con este aspecto, de importancia mundana para los que quisiéramos observar a simpe vista un espectáculo celeste tan notorio como un cometa.

El Cometa Halley.

Cuando niño escuchaba ensimismado las historias que me hacía mi tío abuelo de que, a poco de haber arribado desde España, pudo observar en La Habana, en toda plenitud, el Cometa Halley en 1910. Me contaba que se veía brillante cubriendo con su cola toda la bóveda celeste, y que hasta de día pudo verse, ocasionando pánico en personas desconocedoras que lo tomaban como un mal presagio, con todo un cúmulo de desinformaciones, histeria colectiva y anuncios del fin del mundo.

Después supe que había sido observado por primera vez el año 240 antes de Cristo por astrónomos chinos, y que desde 1758 se llama Halley en honor al astrónomo británico Edmond Halley que determinó su órbita y predijo con precisión su “vuelta” a la Tierra cada 75 o 76 años.

Cometas
Cometa Halley visible en el cielo de Nueva York el 20 de mayo de 1910.

Cuando crecí, mi padre me regaló un libro llamado “La Tierra y sus Recursos” de Leví Marrero, donde se encontraba una fotografía de ese cometa, cuya reaparición, estaba prevista para 1986. Esperé pacientemente a ese año, pero la decepción fue muy grande…. El cometa llegó puntual a su cita con el Sol y La Tierra, aunque no fue nada parecido a su aparición de 1910 u otras anteriores. Para el público también lo fue: entre lo lejos que pasó, y la contaminación atmosférica y lumínica, cuando no las nubes, muchos se quedaron con las ganas de llegar siquiera a verlo, entre ellos yo. Habrá que esperar al año 2062 para ver cómo se comporta entonces.

Por cierto, fue el paso del cometa Halley en 1986, el primer cometa de la era espacial, por lo que fue sometido a un intenso estudio científico. Las sondas soviéticas Vega 1 y 2, la europea Giotto y las japonesas Suisei y Sakigake, además de otros observatorios espaciales y terrestres, documentaron la estructura y composición de un cometa como nunca antes se había hecho. Valió entonces la pena su paso, aunque no se haya podido ver como en otras ocasiones.

Cometas3
El cometa Halley fue llamado por algunos “el cometa del Fin del Mundo” en 1910. Pánico y hasta suicidios, producto del desconocimiento y la prensa sensacionalista.

Fiasco notorio con el Cometa Kohoutek.

En cambio, el fiasco más notorio había sido el del cometa Kohoutek, en 1973. Se llamó así por haber sido descubierto por el astrónomo checo Lobus Kohoutek, el 7 de marzo del propio año.

Los cálculos de su órbita indicaron que se trataba de un cometa de largo período, por lo que no volverá hasta dentro de unos 10 mil años. Antes de su acercamiento, el cometa fue muy promocionado en los medios de comunicación como "el cometa del siglo”, pues se suponía que tendría una gran luminosidad y sería todo un espectáculo posible de ver a simple vista.

Kohoutek llegó a verse, pero no tuvo nada de espectacular; su brillo fue mucho menor al esperado. El que peor la pasó fue el propio Kohoutek, pues en aras de un interés comercial se promocionó un crucero para observar el cometa, junto a su descubridor, en los límpidos cielos invernales del Atlántico Norte… A pesar del dinero invertido, no observaron nada de lo esperado.

Otros cometas con brillo inesperado

A veces hay cometas que se aparecen casi de pronto y llegan a verse muy bien, como el West en 1976. Descubierto a partir de fotografías tomadas por Richard West el 10 de agosto de 1975, alcanzó su mayor brillo en marzo de 1976. Sin embargo, a pesar de su apariencia en el cielo no ocasionó mucho revuelo esta vez en los medios de comunicación, quizás por el fracaso con el Kohoutek, sólo tres años antes.

Para mí fue una sorpresa. Terminaba yo mi trabajo nocturno en el entonces Departamento de Pronósticos del Instituto de Meteorología. Joven y con buena vista, salí del edificio poco antes de la salida del Sol, y al mirar en la dirección Este, observé algo que no podía ser otra cosa que un cometa. Lo comenté a mis compañeros y comenzamos a indagar. Y es que tuvimos la suerte de “descubrir” a simple vista al cometa West, que no volverá a acercarse a La Tierra hasta dentro de poco, astronómicamente hablando, pues será dentro de unos…. 558 mil años.

Sin dudas, la sorpresa del siglo XX fue el cometa Hale-Bopp de finales de 1996 y buena parte de 1997. No se había esperado nada igual. El 3 de abril de 1997, en su mayor acercamiento al Sol, el cometa fue realmente espectacular. Brilló más que cualquier estrella del cielo, exceptuando Sirio.

Hale-Bopp  fue visible durante toda la noche para los observadores en el Hemisferio Norte, y eso que pasó muy distante, a unos 150 millones de kilómetros, a la que muchos cometas son invisibles.

Cometas4
Cometa Hale-Bopp. 31 de marzo de 1997.

 

El Cometa Swan.

Y llegamos a esta semana, y tenemos el paso del cometa Swan. ¿Qué puedo contarles? Por lo dicho en los párrafos precedentes, se podrán haber dado cuenta de que el paso de un cometa no es en sí raro y que el cálculo de su trayectoria, que atiende a las leyes de la mecánica celeste, es exacto. Lo difícil es pronosticar, y lo raro es que alcance, una brillantez tal que se haga bien visible para el gran público… y eso el actual cometa Swan pudiera no serlo.

Swan, descubierto a finales de marzo de este 2020, es un cometa nuevo procedente de la llamada nube de Oort. Pasará a unos 83 millones de kilómetros de nosotros y su punto más cercano al Sol, o perihelio, será el próximo 27 de mayo.

Compuesto prácticamente por gas y con núcleo rocoso, Swan casi no tiene polvo, Razón por la cual no refleja bien la luz solar. Además, tiene una probabilidad no despreciable de que también se fraccione o desintegre, en parte, al aproximarse al Sol. Por ello, pienso que no va a ser ningún espectáculo. La brillantez que tenía a finales de abril parecía promisoria, pero su brillo comenzó a disminuir bastante mientras se aproximaba al Sol.

Sin embargo, si es Ud. aficionado a la Astronomía y quiere aventurarse a ver este difuso cometa, desde este lunes día 18 de mayo, y en esta semana, cuanto antes mejor, tiene la oportunidad, bajo determinadas condiciones. Primero, necesita un buen binocular o telescopio pequeño. Levántese temprano, una hora antes de la salida del Sol, vea las estrellas en el mapa estelar adjunto y guíese por él. Hágalo rápido porque podrá verlo hacia el Noreste y casi sobre el horizonte por sólo unos minutos antes de la salida del Sol.

Con los binoculares o una cámara con lente de gran focal, observe esa parte del cielo (pues a simple vista no podrá verlo), y tenga mucha paciencia. Si logra verlo, o fotografiarlo, aunque sea difuso, será algo que siempre recordará.

Back to top