Buscar

Votar

Sin votos aún

J.L. Perelló: "El desarrollo turístico de Cuba depende de la formación de los jóvenes"

Por: Alina Tiel (Excelencias News Cuba)
José Luis Perelló: "El desarrollo turístico de Cuba depende de la formación de l

Durante la actividad por la celebración de los 10 años de fundada la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana, nos acercamos a José Luis Perelló, Doctor en Ciencias Económicas, profesor Titular de la Facultad de Turismo de La Universidad de La Habana y miembro de la Cátedra de Estudios del Caribe, además colaborador del Grupo Excelencias, quien con su acostumbrada elocuencia nos conversó sobre los inicios de la Facultad, un poco de historia del Ministerio, los pilares y las debilidades del turismo en Cuba, entre otros temas.

“Yo soy fundador de la Facultad, que anteriormente era el Centro de Estudios Turísticos de la Universidad de La Habana, y pertenecía a la Facultad de Contabilidad y Finanzas en sus primeros tiempos, explicó. “En el año 2003 comienzan los estudios de Turismo como licenciatura y posteriormente, en el 2008, se crea la Facultad”.

Acerca de la historia de los estudios turísticos en Cuba el Profesor nos contó que “Comenzaron en la década del 70, en la que hoy es la Universidad de Matanzas, el Centro de Estudios Superiores de Matanzas, con el nombre de Economía del Turismo. El mismo decano de esa entidad fue después director y fundador del Centro de Estudios Turísticos de la Universidad de La Habana y fue el primer decano de la Facultad de Turismo, el doctor Ramón Martín y el grupo de viejos profesores que estaba en el centro, que ya tenían determinada vocación académico-turística, pasaron a la Facultad”.

“Considero que el desarrollo turístico de Cuba depende de la formación de los jóvenes, con nuevas visiones, con la posibilidad de resolver sus inquietudes y tal vez mejorando las cosas que han heredado de nosotros, que es posible que algunas no sean las mejores, pero hemos llegado hasta aquí y si se ha llegado hasta donde estamos es porque todo lo hecho no fue malo”.

Yo tengo mi opinión sobre esos temas Profesor, porque hay que decir que no es novedad que el país le dé prioridad al turismo, desde los inicios de la Revolución, uno de los sectores al que Fidel (Fidel Castro Ruz, NdE.) le dio siempre la importancia y la prioridad que se debía fue al turismo, porque él supo ver, como el insuperable visionario que era, el alcance que tendría el país con el desarrollo del turismo, él sabía bien lo que estaba fomentando.

“En el propio año 1959, en julio, se preparó en Cuba el Congreso de la Asociación Americana de Agentes de Viaje (ASTA), en el hotel Habana Hilton (hoy Habana Libre, NdE.) y estuvo presidido por Fidel, que en su discurso dijo que Cuba no tenía grandes recursos, pero si tenía sol, seguridad, tranquilidad y un pueblo hospitalario”.

Los mismos pilares con los que hoy contamos para invitar al turismo a Cuba. Una seguridad y tranquilidad reconocida por todo el mundo y recientemente por el Grupo Excelencias en el marco de la Feria de Turismo de España, una de las más grandes del mundo y que tuvo gran repercusión mediática.

“Fidel abrió las puertas del país para todas las personas de buena voluntad que quisieran visitar Cuba, de cualquier parte del mundo. Y esa ha sido la política del turismo desde aquel momento en que se llamó Instituto Nacional de la Industria Turística (INIT), que después tomo fuerza y se convirtió en el Instituto Nacional de Turismo (INTUR) y más tarde, en abril de 1994, en la institucionalización del país se le concedió el rango de Ministerio.

O sea, no son asuntos nuevos, son cosas que han venido desarrollándose enfrentando todas las trabas, que día a día han impuesto los conocidos de siempre, los oligarcas, los antiprogresistas, que no solamente Estados Unidos, hay muchos grupos y países que obstaculizan cualquier tipo de desarrollo, sobre todo a Cuba.

Y el escenario con respecto a esas restricciones es el mismo, el problema es que nosotros llevamos décadas habituados a esas restricciones, ya casi sería difícil adaptarse a otras condiciones que no fueran de restricciones, dijo el especialista bromeando, porque yo me formé en la confrontación, y creo que en la confrontación es donde está el desarrollo”.   

Es en medio de la confrontación que hemos llegado al punto en el que estamos, la breve apertura que tuvieron las relaciones de Estados Unidos con Cuba propició un crecimiento de interés y visitantes, pero no es el factor decisivo.

“No es lo fundamental. Hay que ir a un inicio remoto, a principios de la constitución de la pseudo república, el 85 por ciento del turismo que visitaba el Caribe venía a Cuba. Cuando triunfa la Revolución, que se cierra el turismo internacional, dio oportunidades a otros territorios de la región para desarrollar su turismo, como por ejemplo, Cancún, que era un lugar inhóspito de México, incluso de difícil acceso; a República Dominicana y otros destinos del Caribe, no les quedó más remedio que abrirse al turismo porque sus recursos naturales fueron agotándose, es por eso que el turismo es una opción importante en este momento para el mundo.

El Caribe es la única región geográfica exenta de guerras, terrorismos, acciones vandálicas, y con una ventaja importante que tienen los 24 destinos turísticos del Caribe, sus fronteras no son ni muros ni alambradas, son por el mar, por lo tanto, la reservación de sus fronteras marítimas les otorga seguridad”.

Volviendo a Cuba Profesor, ¿cuáles son entonces nuestras fortalezas para atraer al turismo?

“En primer lugar un pueblo hospitalario, que admite al extranjero y lo acepta como si lo conociera de toda la vida, hay una cultura hasta ahora consolidada y en resumidas cuentas el turismo actual es una actividad netamente cultural”.

La mayoría de la gente, no todos, pero la mayoría no viene a Cuba a irse a una playa virgen alejada del contacto con el pueblo y la calle.

No, pero también existen y son 241 playas, todas con sus propias características, cada playa con su propia identidad y es posible diferenciar, por ejemplo, Playa Paraíso de Playa Pilar, o de Varadero o de Playa Pelícano, se podría hacer una ruta de playas”.

Ah, mire qué buena idea…

“Pero hay que pensar que surgen destinos nuevos, con nuevas ofertas, en los que la tecnología está jugando un papel extraordinario y estamos enfrentando a una generación nueva, muy independiente, prácticamente exitosa, que son los llamados millennials, que son muy adictos a la tecnología, por lo tanto, independientemente de nuestra autenticidad auténtica, nosotros debemos desarrollar algunos polos tecnológicos; porque para mantener un estándar alto a nivel mundial como marca país hay que asociarse a la cultura, a la autenticidad, al sol y playa, pero sobre todo a la tecnología.

El turista que viene, tiene que conocer que desde Cuba se puede conectar al extranjero, puede llegar y decirle instantáneamente a la familia: Acabo de llegar a Cuba”.

¿Entonces eso quedaría dentro de las debilidades que aún tenemos?

“Por supuesto. Mira, el turismo no desarrolla a ningún país, el turismo es el principal motor para impulsar al resto de los sectores de la economía de ese país, porque para mantener a millones de personas que visitan el país hay que garantizarles alimentos, buenos alojamientos, transporte adecuado, y el país tiene que, a partir de ese desarrollo turístico, levantar la industria que esta decaída.

Cuba tiene tres grandes textileras, capaces de garantizar la lencería de los hoteles, pero tiene que ponerlas en la Cartera de Oportunidades de Negocios y captar empresarios que sean capaces de levantar ese sector.

Igual pasa con el sector agroalimentario, la construcción y sus oficios, los hoteles que se están construyendo tiene un fuerte componente de última tecnología y hay que saber cómo desarrollar la fuerza de trabajo, por lo tanto el turismo obliga al resto de los sectores a ser más dinámicos.

Ya es el momento de lograr ese dinamismo, pues sobre el sistema estructurado y constituido que poseemos, hay un nuevo Presidente, habrá un nuevo Consejo de Ministros, habrá nuevas formas de dirigir, ejecutar y controlar y junto a eso, tiene que haber nuevas formas productivas, nuevas formas de comportamiento ante las necesidades que exige el país y por supuesto, una mejora salarial, una unificación monetaria, una nueva constitución y todo un desarrollo coherente”.

Sobre la fuerza laboral, dentro del turismo se habla de un servicio deficiente, pero también hay que ver el sistema de estimulaciones, de incentivos.

“Si, está eso y están también los problemas que no son propiamente del servicio, porque si yo llego a un bar de un hotel y pido una cerveza fría y yo tengo un barman que se sonríe, es agradable, me trata con amabilidad, me hace incluso un chiste y al final me dice, mire tengo la nevera rota, eso no es un problema del servicio, porque yo lo que necesito es una cerveza fría, no un barman simpático. Por lo tanto, se confunde a veces el servicio turístico con la logística necesaria.

Por otro lado, el trabajador del turismo, que también es un ser humano con inquietudes y dificultades, tiene que aprender a diferenciar su rol en el hogar del rol como trabajador del servicio en un hotel, no puede trasladar los problemas de un lugar al otro y viceversa, eso también forma parte de la formación”.

Hablando de la formación, coménteme un poco sobre la labor de la Facultad en la educación de los trabajadores del turismo.

“Yo creo que la Facultad de Turismo, y en general la educación superior en Cuba, forma jóvenes aptos para demostrar internacionalmente sus aptitudes y cuando algunos de esos jóvenes se enfrentan al fogueo internacional y demuestran sus capacidades, es un éxito de su formación en Cuba”.

Extracto del Discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en el banquete ofrecido por el Comité Conjunto de Instituciones Cubanas a los miembros de la “ASTA”, celebrado en el Hotel Hilton, el 11 de julio de 1959

“El turismo tiene por base las bellezas del suelo del país, su historia, su cultura, y las características hospitalarias de ese país.

Nosotros contamos con una de las naturalezas más privilegiadas del mundo y contamos también con uno de los pueblos más hospitalarios del mundo, luego tenemos la base para desarrollar el turismo, para desarrollar una economía que no tiene cuotas, porque el desarrollo del turismo dependerá de nuestra capacidad, de nuestra inteligencia, ya que ello únicamente dependerá del número de turistas que vengan a Cuba y del número de millones que dejen al país y que servirán como contribución a nuestro desarrollo industrial”. 

Sobre José Luis Perelló

Doctor en Ciencias Económicas, Profesor Titular de la Facultad de Turismo de La Universidad de La Habana. Miembro de la Cátedra de Estudios del Caribe. Máster en Gestión Turística por la Universidad de La Habana y MBA en Alta Dirección de Empresas Turísticas por la ESADE de Barcelona.

Ha participado como profesor invitado en Universidades de Estados Unidos, Centro y Suramérica. Ha impartido numerosos cursos de postgrado en Cuba y en el extranjero. Ha publicado varios libros y artículos en revistas especializadas nacionales y extranjeras; y en medios de comunicación de varios países.

También ha participado como conferencista en Congresos y Convenciones internacionales y nacionales. Se especializa en temas de migraciones internacionales y desarrollo turístico.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar