Buscar

Votar

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (1 voto )

Resigum, el único stand extranjero en Fecons con bandera cubana

Por: Alina Tiel
Administrador de Resigum, Renzo Silvi en Fecons 2018

En un perfecto español con acento italiano, el administrador único de Resigum, Renzo Silvi, rememora en 6 minutos la faena de 23 años de estancia de su empresa en Cuba.

A grandes rasgos y con evidente pasión, enumera cronológicamente las más importantes obras sociales en las que su empresa ha trabajado, pero la obra de Resigum en esta Isla no se puede narrar en 6 minutos, harían falta muchas horas a su lado para saber todo en lo que han estado involucrados y un espacio en este sitio web no podría tampoco abarcarla, para eso hace falta escribir un libro.

En julio de 1995 llegó este italiano a Cuba, y se quedó para siempre. “Lo primero que hicimos fue trabajar en la rehabilitación de la Industria Ligera, desde el año 95 al 2000, un proyecto ambicioso donde Resigum fue protagonista”, declaró Silvi en entrevista exclusiva para Excelencias News Cuba.

Continuó explicando Silvi que “Después vino el gran plan del MINED (Ministerio de Educación), donde se pretendía recuperar todas las escuelas del campo, trabajamos en todas las provincias, menos en La Habana, terminamos en menos de un año y lo hicimos por un precio especial, político, en cooperación con la Industria, utilizando ganancias internas de otros sectores”.

Casi sin parar nos contó que “Luego de eso vino la Batalla de Ideas, y en este programa nos involucramos en trabajos para hospitales, obras del Turismo, e incluso, en la Operación Milagro, en Tarará, donde se repararon más de 50 casas que estaban en muy malas condiciones y se hizo maravillas con ese proyecto”.

Trabajamos igualmente en un plan de Minsap (Ministerio de Salud Pública) para la recuperación de varios hospitales en varias provincias del país”, explicó y seguidamente nos habló de uno de sus trabajos más importantes en este país: los viales, algo que referencia con orgullo, “Hemos hecho la restauración capital del Puente de Bacunayagua, el basculante de Varadero, el Puente General Sánchez Figueras de Matanzas, el viaducto de Canimar, eso fue una victoria grandísima, un súper proyecto”.

Resigum es conocido también por su participación en la obra patrimonial de la Isla, “Simultáneamente, durante esos años se ha trabajado en el Museo de Arte Colonial; el de San Salvador de la Punta; el Cementerio Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, la restauración capital de su edificio administrativo; museos y biblioteca de Sancti Spiritus; en La Habana el hotel Santa Isabel; y así hasta un total de 450 obras del patrimonio nacional y ninguna con reclamaciones”, destacó Renzo.

La última obra que hemos entregado, en el 2015, es el Gran Teatro de La Habana, se restauró toda la fachada y toda la cubierta, en cooperación con el Fondo Cubano de Bienes Culturales y la empresa Eseo”.

La empresa italiana ha colaborado igualmente con obras constructivas del Ministerio del Interior (Minint) y el Ministerio de las Fuerzas Armadas “Dentro del Minint tenemos otra historia muy importante, una clínica en el Vedado. Se hizo allí una obra de arte, porque tenía casi la orden de demolición, y nosotros logramos restaurarla” -- detalló y continuó refiriendo-- “También el balneario Cristino Naranjo; en Guardafronteras hicimos un trabajo difícil, pues estaba sumergido en el agua; el parqueo de la policía motorizada y muchas otras cosas en provincias”.

En cuanto al tipo de labor constructiva que realizan especificó que “Resigum abarca la restauración de hormigón armado y de estructuras coloniales, pero también trabajamos con resinas modernas en los pisos, buscamos siempre el contraste de lo colonial y lo moderno para darle un toque especial que está ahora muy de moda y con todas estas obras hemos logrado notoriedad, pues el listado de referencia de Resigum es grandísimo”.

Como si no bastara, teníamos un pequeño nicho dentro de Recursos Hidráulicos, y con ellos hicimos varios tanques, cisternas y otros, pero con el problema de la escasez de agua nos hemos híper especializado en este sector y estamos haciendo potabilizadoras en todas las provincias. Ahora mismo estamos en plena fase de ejecución, en Camagüey, para rescatar la potabilizadora cubano-búlgara, con tanques que no se han usado por muchos años y hemos sido capaces de rehabilitarlos”, contó.

Contemporáneamente, avanzamos con un programa del Minsap estudiando la forma de rescatar, junto con la inversión de ese Ministerio, todos los balnearios de Cuba. Estamos haciendo la evaluación, con sus especialistas, en San Diego de los Baños, en Pinar del Río y otros que se encuentran en Villa Clara, en Matanzas y otros lugares”.

Con el Minsap estamos trabajando además para la restauración del edificio del Ministerio, una obra muy complicada, estamos haciendo la licitación, aun no se ha firmado contrato. Y con Medicuba (importadora del Minsap) vamos muy bien y queremos seguir avanzando, estamos de hecho suministrándole materiales”.

Por otra parte—apunta sin pausa— estamos en convenio con la ECME y con la Empresa de Constructora de Altura, para los viales de ferrocarriles, que están en una “patología extrema”, un trabajo muy complicado, donde nuestro producto ha sido identificado como una cura perfecta y equilibrada del concepto precio/calidad. En este caso contamos con sistemas bastante sofisticados y modernos, donde domina el equilibrio de los materiales, para terminar un paquete que sea lo más duradero y que cueste lo menos posible”.

Nos aclaró Silvi que este tipo de negociaciones con las licitaciones tradicionales a veces no se logra, solo se alcanza con otra sinergia, la que existe entre la propiedad, el inversionista, el proyectista, el productor y el constructor, si se logra la sinergia entre esas cinco entidades, el éxito está garantizado, aseguró el empresario.

La fuerza laboral es toda cubana, todos capacitados por Resigum, con asistencia técnica la mayoría de las veces gratuita, así lo hemos hecho toda la vida y lo seguiremos haciendo porque amamos a Cuba y nos apasiona el trabajo”.

Oir a Renzo es también conmovedor y mientras más tiempo se está a su lado más gente se conoce y más proyectos aparecen, es todo el tiempo así, una máquina de ideas y de trabajo, delante de mí discute un plan para solucionar el problema de las tejas de asbesto cemento que existen en Cuba, en coordinación con la fábrica Tecnoespuma, todo con materiales de la industria cubana, pero eso va en un artículo aparte… contaremos aquí otras historias del altruismo de Renzo Silvi con esta Isla que ama.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar