Buscar

Votar

Sin votos aún

La Bodeguita del Medio llega a Santiago de Cuba

La impronta de La Bodeguita del Medio llega a Santiago de Cuba

Con costumbres tan pintorescas como las de un taburete colgado al revés en una de sus paredes, glosario de fotografías y mensajes “graffitiados” fue inaugurada en la calle Enramadas La Bodeguita del Medio (La B del M) de Santiago de Cuba.

La afamada instalación comercial, cuyos orígenes se remontan a La Habana de mediados del siglo pasado, es hoy una franquicia que ha extendido su presencia a disímiles latitudes del orbe, exportando así lo autóctono de la comida criolla, coctelería y música tradicional cubana.

De la ambientación de La Bodeguita de la Capital del Caribe se encargó el Grupo MILART, equipo multidisciplinario de creación artística que enarbola la premisa: “Mil formas de hacer arte”. Sobre algunos detalles de la materialización del proyecto dialogamos con su director, el ingeniero civil y diseñador ambiental Ariel Lardoeyt Perera.

“Para ambientar el inmueble teníamos que respetar los conceptos establecidos por la franquicia y luego presentar un proyecto que sin dejar de cumplir con ese parámetro tuviera un sello santiaguero y del Grupo MILART, con 18 años de labor.

“Por eso aprovechamos la impronta del trovador Ñico Saquito, oriundo de El Tivolí (popular barriada de esta urbe),quien fuera una de las principales figuras de La B del M de la Habana Vieja desde el año 1960 hasta 1979. Enfocamos nuestra conceptualización en su legado, representándolo aquí en un mural fotográfico con dimensiones significativas, recreando además desde el punto de vista de diseño su canción emblemática Cuidadito Compay Gallo”.  

En la ambientación de la cuarta Bodeguita del Medio certificada que se erige en Cuba fuera de la capital del país, se mantienen muchos rasgos de la original (propiedad en sus inicios del Sr. Ángel Martínez), referente a la reproducción de fotografías de personalidades que visitaron aquella como Salvador Allende, Ernest Hemingway, Pablo Neruda o Ricardo Arjona.

Mientras, desde la inauguración de La Bodeguita santiaguera (3 de febrero del presente año) se han incorporado imágenes de personalidades que la han visitado, como Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, Orestes Kindelán, máximo jonronero de la pelota cubana y Fernando González, Héroe de la República de Cuba y presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

“Asumo que a medida que pase el tiempo se deben, quizás, ir sustituyendo algunas de las fotografías porque tenemos que seguir fomentando lo nuestro y esta B del M debe ir cogiendo su sello, su sabor santiaguero, sin irrespetar los conceptos originales de la franquicia”.

Otro ámbito importante durante el proceso de ambientación ─continúa explicando Lardoeyt─ fue la confección de diversos elementos de madera presentes en la fachada del inmueble, en los arcos de medio punto interiores, por la cantidad de balaustres utilizados, el frontis, la barra, las lámparas y la recreación del yugo de buey.

“Contamos para este trabajo con la valiosa asesoría de Ángel Alonso Boada, un destacadísimo carpintero de la ciudad. Su quehacer fue determinante en todo lo relacionado con los trabajos en madera”.

Sobre el reto de participar en un proyecto que significa insertar la reproducción de un sitio emblemático de la cultura nacional como La Bodeguita del Medio, en una urbe con tanto patrimonio cultural como Santiago de Cuba el director del Grupo MILART opinó:

“Siempre he sido contrario a la idea de reproducir meramente cualquier asunto en Santiago de Cuba. Con La B del M lo primero que propusimos fue que se llamara La Bodeguita del Oriente pero no nos lo permitieron, porque quien ponía el financiamiento era la franquicia y eso implica ciertas reglas.

“No obstante, existen elementos en la nuestra que son diferentes a la original. Tanto la barra, el salón principal, como el bar donde los conjuntos musicales hacen sus interpretaciones son más amplios, en esos espacios aquí entran cuatro veces la cantidad de personas que lo hacen allá, además de otros detalles que tienen la impronta santiaguera, como lo relacionado con la figura de Ñico Saquito. Esta Bodeguita conserva los conceptos básicos de la original pero no es una copia fiel.

“Otro elemento de peso y que me convenció es que para las autoridades de la provincia todo lo que signifique desarrollo, una nueva inversión, algún proyecto que proporcione progreso al territorio se aprovecha al máximo”.

Durante el diálogo el ingeniero Lardoeyt pondera una y otra vez los aportes de los demás miembros del Grupo MILART, así como la importante asesoría y participación en muchos de sus proyectos del Conservador de la Ciudad, M.Sc. Arq. Omar López Rodríguez, quien independientemente de su cargo –dijo–tiene una creatividad indiscutible y MILART ha podido contar con sus acertadas ideas y sugerencias.

Como su homóloga habanera a La B del M de Santiago de Cuba asisten turistas y nacionales, personalidades de las más diversas esferas de la sociedad porque su ambiente confortable deviene en oasis, donde además de disfrutar de un antológico bolero, del cerdo asado y una copa de Mojito el cliente deja su impronta al rubricar, si lo desea, un mensaje en cualquiera de sus paredes.

Enviar nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para probar si usted es un visitante humano y para evitar el spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Aceptar