Lo último de Excelencias Cuba
#CubaTuDestinoSeguro está presente en Anato 2021

Tras el Rastro Perdido de la Zanja del Rey

Rolando Pujol
01 June 2021 7:45am

Luego de su fundación en 1519, la Villa de San Cristóbal de La Habana no pasó de ser por muchos años, un pobre caserío donde sus habitantes tenían que ingeniárselas creativamente para vivir y obtener agua potable.

El problema perduró por décadas hasta que el Rey de España, finalmente, destinó los fondos necesarios para construir un acueducto que condujera las aguas del rio Almendares hasta la Villa. Francisco Calona, el ingeniero militar que construyó la "Fuerza Vieja", calamitoso e inoperante fortín destruido por los piratas franceses en 1555, fue quien comenzó el trazado y obras del canal, que en honor al monarca se le llamó Zanja Real o del Rey.

Fuente que rinde homenaje a la Zanja Real en La Habana Vieja
Fuente que rinde homenaje a la Zanja Real en La Habana Vieja

 

Para no hacerles la historia muy larga les diré que la construcción de la acequia pasó por numerosas penurias y contratiempos. Fue otro ingeniero, Juan Bautista Antonelli, quien logró terminarla 26 años después, conduciendo el agua hasta La Habana por un sinuoso trayecto de 13 kilómetros.

En aras de que el preciado líquido llegara con fuerza a su destino, se hizo necesario levantar la represa de El Husillo, en un recodo del rio Almendares. La Zanja Real, fue el único acueducto con que contó la capital cubana desde 1592 hasta 1835, cuando se construyó el de Fernando VII, un desastre de ingeniería, salvado posteriormente por el ingeniero cubano Francisco de Albear, quien construyó el acueducto que hoy lleva su nombre y que todavía aporta el 15 % del agua que se consume en La Habana.

La curiosidad por seguir el rastro perdido de toda esta historia de varios siglos, me llevó a caminar unos dos kilómetros por una carreterita que comunica Puentes Grandes con la Papelera Vieja, muy próxima a lo que fue la represa de El Husillo.

Donde estuvo el embalse colonial, hoy sólo hay un triste riachuelo, contaminado con albañales. El viejo puente de hierro de lo que fuera la fábrica decimonónica de papel, me permitió cruzar el arroyuelo para hacer las fotos de los vestigios arqueológicos del dique.

Aspecto actual de la Zanja Real en el Husillo
Aspecto actual de la Zanja Real en el Husillo

 

Puente de la vieja fábrica de papel (5)
Puente de la vieja fábrica de papel, por donde crucé para tomar estas fotos

 

Grandes crecidas del rio en el pasado y el abandono en que quedó el lugar cuando perdió su preeminencia, contribuyeron a la destrucción del muro de la presa, del cual sólo queda un  fragmento en su enclave original.

a Restos de la represa del Husillo que abastecía de agua a la Zanja Real (1)
Restos de la represa del Husillo que abastecía de agua a la Zanja Real

Descubrí también algunos ramales de la zanja todavía perfectamente identificables y las obras de piedras conchíferas de lo que fueron amplios depósitos de agua.

Los restos del canal cubierto de la Zanja Real sirven de refugio a los gatos
Los restos del canal cubierto de la Zanja Real sirven de refugio a los gatos

 

Hacia el este, apenas corren bajo la invasión de malanguetas, las aguas casi estancadas de lo que fue la Zanja del Rey.

Fuente de la Cortina de Valdés que se abastecía con el agua de la Zanja Real
Fuente de la Cortina de Valdés que se abastecía con el agua de la Zanja Real

 

Back to top