Lo último de Excelencias Cuba
#CubaTuDestinoSeguro está presente en Anato 2021

Tenemos que empujar el mundo, aunque parezca que no se mueva

Redacción Exce…
23 November 2019 1:17pm
Ingeniero mexicano Alfonso Alberto González Fernández

El ingeniero mexicano Alfonso Alberto González Fernández, está por segunda vez Holguín. Visitó a la ciudad durante la entrega del premio Obra al Ingeniero Cubano y regresa a la VI Jornada Internacional de la Ingeniería Civil en Cuba que se desarrolla en el Complejo Hotelero Club Amigos Atlántico Guardalavaca.

Con más de 30 años de experiencia, es el director de Alpro Ingeniería y actual Past President 2018 - 2021 del Consejo Mundial de Ingenieros Civiles (WCCE). Alfonso está hecho de la madera de los hombres persistente, está convencido de que tenemos que empujar el mundo, aunque parezca que no se mueva.

«No nos podemos cansar y una manera de aportar a la sociedad y a la ingeniería civil es con el desarrollo de estos eventos porque permite el intercambio entre profesionales del área, es una oportunidad para contar nuestras experiencias y para pensar y hacer por un mundo mejor y contribuir a que se cumplan los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 20-30 de la ONU».

¿Cuál es el reto de un ingeniero?

Estar a pie de obra. Es necesario pensar, estudiar, diseñar, pero el ingeniero debe estar ahí, en la construcción, que es de verdad donde se forma el profesional. No en la oficina con aire acondicionado, con el proyecto al frente y la taza de café en la mano y no se trata de que no seas buen profesional, pero como dicen por ahí, no se aprende a nadar sin mojarse los pies.

En cuanto al camino que debe recorrer la ingeniería del futuro destaca:

«Creo que debe ser más multidisciplinar o por lo menos apoyarse en equipos multidisciplinares e incluso interdisciplinares porque hay muchas especializaciones dentro de la propia ingeniería civil y cuando se consigue un buen equipo de trabajo, entonces se crean proyectos integrales y se construye una mejor sociedad».

Entre sus preocupaciones más frecuentes está la supuesta equivalencia de innovación es igual a beneficio:

«Todo lo que creamos no quiere decir que funcione, ni que sea beneficioso. Para innovar no basta crear. Debe ser algo que funcione, que tenga aporte, que sea sustentable, que se ajuste a las características del entorno, se debe tener en cuenta su impacto social, como cambia la vida de una población, no es solo crear y ya está».

Entre todos sus trabajos no tiene favoritismo, desde la escuela, el parque, el puente, todos los ha hecho a conciencia, pensando en el bienestar social y con mucha ética porque para quien tiene alma de sociólogo, la ingeniería es un instrumento.

Cuando le pregunto por su mayor proyecto constructivo contesta satisfecho: « mi familia porque es la infraestructura más sólida que he creado, a prueba de tormenta y rachas peligrosas».

 

Back to top